EUR 9,85
Lee este libro gratis con Kindle Unlimited
Lee gratis este título y disfruta de más de 1 millón de eBooks con Kindle Unlimited.
Lee gratis este título y disfruta de más de 1 millón de eBooks con Kindle Unlimited.

Lee gratis este título y disfruta de más de 1 millón de eBooks con Kindle Unlimited. Lee ahora con la aplicación de lectura Kindle gratuita, disponible para iOS, Android, Mac y PC.
  • Precio recomendado: EUR 10,37
  • Ahorras: EUR 0,52 (5%)
  • Precio final del producto
Envío GRATIS en pedidos superiores a 19€. Ver detalles
En stock.
Vendido y enviado por Amazon. Se puede envolver para regalo.
La Historia de la Milla d... se ha añadido a la cesta
¿Tienes uno para vender? Vender en Amazon
Volver atrás Ir adelante
Escuchar Reproduciendo... Interrumpido   Estás escuchando una muestra de la edición de audio Audible.
Más información
Ver las 2 imágenes

La Historia de la Milla del Cartero: The Story of the Postman's Mile Tapa blanda – 25 dic 2013

3.0 de un máximo de 5 estrellas 1 opinión de cliente

Ver los 2 formatos y ediciones Ocultar otros formatos y ediciones
Precio Amazon
Nuevo desde Usado desde
Versión Kindle
Tapa blanda
EUR 9,85
EUR 9,85
click to open popover

Descripción del producto

Reseña del editor

Lo que les voy a contar es la historia de un sueño, casi un cuento de hadas. En el año de mil novecientos noventa y dos llegué con mi familia a la urbanización de La Fresneda (en el municipio de Siero, Asturias) y a todos nosotros nos pareció un lugar idóneo para vivir. Tenía instalaciones deportivas, muchos árboles, bosques, ríos y una gran variedad de aves. Además a un extremo del pueblo (todavía en ciernes) una pequeña colina poblada de bosque, sotobosque, arbustos, prados y algunos caseríos (surcada por caminos y senderos) parecía constituir también un lugar muy propicio para hacer ‘running’. Encontré en la belleza incomparable del Club de Campo un espacio deportivo excepcional para entrenar (árboles, río, aves, verdes campos...). Así que nos asentamos en La Fresneda llenos de proyectos e ilusiones. Pronto me calcé las zapatillas de clavos y me dispuse a trazar una ruta virgen sobre hierba por todo el perímetro del Club de Campo. De esa forma comencé a correr siempre sobre mis pasos, llevando a cabo todos los días el mismo recorrido, entre la hierba alta y bucólica, aprovechando las márgenes del río Noreña y del arroyo Forcón. ¡Qué tiempos tan irrepetibles!. No tardé mucho en dejar una huella sensible sobre el césped inmaculado, pues a fuerza de repetir la pisada sobre los mismos lugares ya se sabe que en cualquier sitio enseguida se termina marcando un camino. Por esos años comencé a salir bastante en los periódicos y también a ser muy conocido por las largas distancias que corría, al obtener buenos resultados en los cien kilómetros y tomar parte ya las 24 horas. Era funcionario de ‘Correos’ y presté por un tiempo mis servicios en la localidad de La Fresneda, de ahí que para todo el mundo empecé a ser ‘el cartero’ a secas, sobrenombre con el que se me sigue conociendo (y así será hasta que me muera) aunque llevo varios años perteneciendo a otra Administración del estado español Transcurrió el tiempo sin que nadie más corriera por la ‘senda del cartero’ hasta que un buen día cuando estaba entrenando comprobé que el jardinero que prestaba servicios en el Club hacía sus labores con un tractor, el cual tenía acoplado un peine de segar hierba. Aunque yo no era nadie para hacerle petición alguna (solo un socio más), lo cierto es que me aventuré a preguntarle su parecer sobre si se podría realizar una siega con el tractor por un determinado lugar, intentando más que nada tantear su buena voluntad y predisposición. ‘¿De qué se trata?’, me dijo. Y le sugerí con cierto recelo si podría dar una pasada con la segadora por donde yo entrenaba. Ante mi asombro me indicó enseguida: ‘No hay problema, eso está hecho. Dime por dónde empiezo...’. Así fue como le guié hasta un punto del sendero y comencé correr por el mismo con el tractor segando y pisándome los talones. Yo estaba encantado, porque veía que se estaba abriendo una auténtica vereda, que quedaba estupenda a la vista de cualquiera, pues parecía una verde alfombra. De esa forma fue como poco después ya se pudo observar a más corredores haciendo ‘footing’ por aquel circuito, incluida alguna mujer. Ese fue un punto de inflexión: era como si la hermosa franja de césped bien cortado invitase a trotar sobre ella. Y de esa manera cada vez más y más personas empezaron a hacer ‘running’ por aquel trazado inigualable, un recorrido primoroso, al lado de enormes árboles, el bosque, dos ríos y verdes praderas. Después, en el año dos mil dos, la junta directiva decidió dedicarme (con un homenaje una placa) la ya famosa ‘milla del cartero’, corriendo ya ese día ciento dos personas las primeras 24 horas de su historia, consiguiendo acumular 931 millas. Lo que ocurrió después ya fue algo imparable. Pero eso, mis queridos lectores y lectoras, tendrán que descubrirlo ya en el libro.

Biografía del autor

José Millariega nació en un pequeño pueblo del municipio asturiano de Tineo, hace cincuenta y nueve años. Cuando comenzaba a cursar bachiller enfermó gravemente, sufriendo una operación pulmonar y viéndose obligado (por prescripción médica) a dejar los estudios sine die. Tras ayudar a sus padres en un negocio familiar y ser corresponsal de prensa, trabajó posteriormente en la quinta planta de un pozo minero y más tarde en las carreteras y en los ferrocarriles. Hace ahora veintinueve años decidió retomar los estudios y comenzar a correr, al igual que su esposa Hilda. A partir de ese momento, ambos compaginarían el trabajo, las aulas, los entrenamientos y la competición durante mucho tiempo. Más tarde Millariega accedió a la Universidad de Oviedo para cursar Derecho, matriculándose sin embargo en la carrera de Graduado Social, que terminó en Madrid, lugar donde después (en la Universidad Politécnica) se especializaría en varias áreas de Derecho del trabajo. Por esa época también aprobó la oposición al cuerpo de Correos, aunque en la actualidad es funcionario de la Delegación del Gobierno en el Principado de Asturias. Dado su interés por el deporte cursó después los estudios de Monitor Nacional de Atletismo y Maestro de Educación Física, estos últimos en la Universidad de Oviedo. Además se diplomó en Periodismo, a través de una institución extranjera (siempre escribió en periódicos y revistas). Más tarde se licenciaría en Ciencias del Trabajo en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Oviedo. Como deportista corrió más de treinta maratones (2h46’52’’) y completó treinta y una pruebas oficiales de cien kilómetros en ruta (8h37’40”), además de otras competiciones de veinticuatro y cuarenta y ocho horas. Este es su sexto libro.

No es necesario ningún dispositivo Kindle. Descárgate una de las apps de Kindle gratuitas para comenzar a leer libros Kindle en tu smartphone, tablet u ordenador.

  • Apple
  • Android
  • Windows Phone

Obtén la app gratuita:



Semana del Libro
Celebra con nosotros la lectura Ver más

Detalles del producto


Opiniones de clientes

Comparte tu opinión con otros clientes
Ver las 1 opiniones de clientes

Principales opiniones de clientes

6 de octubre de 2014
Formato: Tapa blanda|Compra verificada
Comentar| A una persona le ha parecido esto útil. ¿Esta opinión te ha parecido útil? Informar de un abuso