EUR 14,51
  • Precio recomendado: EUR 15,27
  • Ahorras: EUR 0,76 (5%)
  • Precio final del producto
Envío GRATIS en pedidos superiores a 19€. Ver detalles
En stock.
Vendido y enviado por Amazon. Se puede envolver para regalo.
Rosas de Cristal: Poesías... se ha añadido a la cesta
¿Tienes uno para vender? Vender en Amazon
Volver atrás Ir adelante
Escuchar Reproduciendo... Interrumpido   Estás escuchando una muestra de la edición de audio Audible.
Más información
Ver las 2 imágenes

Rosas de Cristal: Poesías que no te deberías perder Tapa blanda – 10 abr 2015


Ver los formatos y ediciones Ocultar otros formatos y ediciones
Precio Amazon
Nuevo desde Usado desde
Tapa blanda, 10 abr 2015
EUR 14,51
EUR 14,51 EUR 105,52
click to open popover

Descripción del producto

Reseña del editor

Libro de poemas, fresco y de fácil lectura que abarca temas tan variados como la crítica social, la vida, el amor, la familia... A continuación una reflexión a modo de introducción y un poema. No soy nada, no existo, soy menos que una molécula volando por el espacio en busca del nunca jamás. Un grano de arena en el desierto es una gran montaña que nunca podré escalar, soy etéreo, me alimento solo de sueños, de ilusiones, de fantasías, no tengo corazón porque ha encallecido, porque se ha petrificado recorriendo el mundo, tragando el polvo, lanzando la simiente por distintos continentes, recogiendo sudor, lágrimas, fango. Planetas sin estrellas, sin luna, sin sol, sin esperanza, donde vomita el poderoso sobre el débil, donde las religiones no tienen respuesta. No obstante no me resigno, lo finito no mora en mí, seguiré caminando descalzo, sobre brasas ardientes. Las afiladas rocas del camino no rasgan mi piel porque mi mente hace que cabalgue sobre de ellas, porque voy en busca de la sonrisa perdida, del hambre con fauces de ogro, de la malaria con piel de serpiente que vive eternamente en espera de una vacuna, de una amenaza que nunca llega, porque sus muertos son menos que viruta, que cenizas de carbón. Solo forman parte de mi pensamiento, de la intricada pesadilla de mis sueños por los que moriré en vida y por los que me daré vuelta en mi tumba y resucitaré, pues aunque muera en la memoria flotaré en el aire como alma en pena hasta ver hechos realidad mis lamentos. EL NEGRO En el continente negro, En negra tribu habitaba, Con mis negros pensamientos, Dentro de mi negra cara. Siendo yo negro pequeño, Mi abuelo negro narraba, Viejas historias de piratas, Que a las costas arribaban. Negras banderas ondeaban, En la carabela anclada, Dentro la negra bahía, Que las rocas custodiaban. Pronto vieron descender, De una escala que colgaba, Negras botas, negras capas, Negros garfios y negra entraña. Los corsarios saqueaban Todo lo que se encontraban, Y se llevaban de esclavos, A aquellos que no mataban. Negras sus cuatro pistolas, Negro, negro, su sudor, Negras son sus intenciones, Negro cielo, negro horror. A partir de aquella fecha, Negra mi aldea quedó, Negro fuego, negro humo, Nueva enfermedad broto. De un filibustero negro, Me contaron que contaba, Que venía de una tierra, Donde lo negro no odiaban. Negra hambre, hambre negra, Por la montaña bajaba, Desbastando negros campos, Desgarrando nuestra fauna. Negro color de la muerte, Negro color del dolor, Negro de las noches negras, Negro de mi corazón. Harto de tanta negrura, Eché la casa a la espalda, Y bordeando caminos La negra patria dejaba. Cruce la frontera negra, Un negro país pisaba, Y una negra policía, Mi cuerpo negro encerraba. Por negra ley sentenciaba, Un blanco juez que allí estaba, Toga negra, barba negra, Con negro verbo él hablaba. Con un lamento muy negro, El buen negro se quejaba, De las negras injusticias, Que en el barracón pasaban. Negro el futuro del negro, Negra toda su esperanza, Negro el blanco que margina, El orgullo de una raza. Con una sotana negra, Risa negra, entrecortada, Un hombre quiere explicar, Lo que yo no me explicaba. Un dios negro, negro, negro, Cosas negras predicaba, Y una lagrima muy negra, Por el rostro resbalaba. De la negra cárcel negra, Me fugué o me desterraban, Después de sufrir torturas, Vejaciones y malaria. Trabajé por el sustento, Me sustentaba con nada, En negra calle vivía, Con negro hedor me acostaba. Negros nubarrones, negros, Negro retumba el tambor, Negro el “tamtam” de mi pueblo Negra el alma del patrón. Con la negra borrachera, Negra nostalgia arribó, Y hasta la droga más negra, Mi negra sangre probó. Entonces la vieja sombra, Negra limosna imploró, Y la sucia mano negra, Negras injurias cobró. En el pozo del olvido, El pobre cayó, Paciente espera la muerte, En su lecho de terror. Ante tan negra tardanza, Nuestro negro se mató, Que no lo lamente nadie, Que su lucha ya acabo.

No es necesario ningún dispositivo Kindle. Descárgate una de las apps de Kindle gratuitas para comenzar a leer libros Kindle en tu smartphone, tablet u ordenador.

  • Apple
  • Android
  • Windows Phone

Obtén la app gratuita:



Detalles del producto


Opiniones de clientes

No hay opiniones de clientes
Comparte tu opinión con otros clientes