¿Tienes uno para vender? Vender en Amazon
Volver atrás Ir adelante
Escuchar Reproduciendo... Interrumpido   Estás escuchando una muestra de la edición de audio Audible.
Más información
Ver las 2 imágenes

Vivienda colectiva paradigmática del siglo XX: Plantas, secciones y alzados Tapa blanda – 21 oct 2008


Ver los formatos y ediciones Ocultar otros formatos y ediciones
Precio Amazon
Nuevo desde Usado desde
Tapa blanda, 21 oct 2008
EUR 371,92
click to open popover

Descripción del producto

Reseña del editor


La vivienda colectiva ha sido un fértil campo de experimentación durante todo el siglo XX y seguirá siendo un tema candente durante el siglo XXI. Los cambios en las formas de vida, la evolución tecnológica y la necesidad de aumentar la densidad de las ciudades han sido algunos de los motivos que han propiciado que los arquitectos del siglo XX investigasen el tema de la vivienda colectiva de forma exhaustiva.

Este libro presenta una serie de proyectos representativos de vivienda plurifamiliar, tanto de bloques de vivienda como de agrupaciones de menor densidad. Se trata de una colección de ejemplos que es referencia indispensable tanto para los estudiantes como para los profesionales en activo.

Cada proyecto se ilustra mediante fotografías, plantas, secciones y alzados que permiten una comprensión pormenorizada de los edificios. El orden cronológico en la presentación de los proyectos permite visualizar la evolución de la vivienda colectiva y las influencias de unos proyectos sobre otros.

Extracto. © Reimpreso con autorización. Reservados todos los derechos.



Texto de la introducción:

'Introducción

Hemos escrito este libro porque creemos que en el futuro desearemos huir de los corredores suburbanos y vivir en zonas verdes con servicios comunes, aire y vistas, y también que los problemas de la vivienda no pueden resolverse mediante la creación de millones de casitas esparcidas por todo el territorio, ya sea a modo de ciudad jardín o como resultado de una especulación desordenada

YORKE, Francis Reginald Stevens; GIBBERD, Frederick, The Modern Flat [1937], The Architectural Press, Londres, 1948.

El dibujo es una forma de comunicarse con uno mismo o con los demás. Para el arquitecto también es, entre otras cosas, una herramienta de trabajo, una forma de aprender, entender, comunicar, transformar; una forma de proyectar.

SIZA, Álvaro, ‘The Importance of Drawing’, en ANTONIO, Angelilo (ed.), Siza: Writings on Architecture, Skira, Milán, 1997.

Tres libros importantes se han considerado como paradigmas en el momento de crear esta obra. El más significativo es Vivienda: prototipos del movimiento moderno, de Roger Sherwood, sobre todo porque su premisa inicial, tan vigente 30 años después de su publicación, en 1978, como entonces, era que 'es necesario un nuevo examen de algunos de los grandes proyectos de viviendas de este siglo [el XX], en un momento en el que el diseño de viviendas merece la atención de los arquitectos del mundo entero'. Los otros dos libros son, en primer lugar, The Modern Flat, publicado en 1937 por F. R. S. Yorke y Frederick Gibberd, más su continuación, Modern Flats, publicado en 1958; y, en segundo lugar, Atlas de plantas: viviendas. Cada una de estas publicaciones tiene una perspectiva particular, relacionada con el lugar y la época en los que se escribió. Todas ellas reconocen el dibujo como la herramienta básica del arquitecto y lo muestran como el núcleo del trabajo, en lugar de como mera ilustración de un análisis crítico o histórico. Del mismo modo, en este libro, los dibujos (proyecciones ortogonales en planta, sección y alzado), normalmente realizados a escala para permitir la comparación, constituyen la herramienta principal para describir los edificios seleccionados.

Los tres títulos citados se presentan como 'libros ilustrados' y muestran una selección de edificios a través de dibujos acompañados de una breve descripción. Vivienda: prototipos del movimiento moderno, de Roger Sherwood, clasifica la vivienda en una serie de tipos: en primer lugar, 'unidades tipo' y, en segundo lugar, 'tipos de edificación'. Las unidades tipo se clasifican según su relación con el exterior: con fachada única, con fachada en esquina a 90º y con fachada delante y detrás. Estos modelos básicos varían según la situación de la entrada, los cuartos de baño y las cocinas de las viviendas. A continuación, los tipos de edificación se dividen en categorías, establecidas por una parte según características como emplazamiento, orientación, densidad, etc. y, por otra parte, según el sistema de acceso y circulación: corredores de acceso único, de doble acceso y de doble acceso con la planta a distinto nivel. Los ejemplos que Sherwood selecciona se agrupan según la forma del edificio, ordenados por densidad: viviendas aisladas y agrupadas, viviendas en hilera, viviendas entre medianeras, bloques de viviendas agrupados, bloques aislados y torres. Sherwood afirma que los 32 ejemplos que utiliza tienen un carácter meramente representativo: 'porque representan modelos famosos de un tipo de vivienda -como la Unité d’Habitation de Le Corbusier o Siedlung Halen, de Atelier 5- o porque son ejemplos reveladores de un tipo determinado, como la casa en hilera de la Exposición Werkbund, celebrada en Viena, de Lurçat, o el barrio de Spangen, de Michiel Brinkman'.

Cuando escribió el libro, en 1978, Sherwood conjeturaba que, tras dos décadas en las que el coste de la vivienda había aumentado el doble que los salarios, los proyectos de vivienda colectiva tendrían cada vez más aceptación, dado que la vivienda unifamiliar dejaría de estar al alcance de la mayoría de las familias de clase media. Aunque el libro se publicó en EE UU, muy pocos de los ejemplos que escoge se hallan en ese país: El Pueblo Ribera (1923-1925), de Rudolph Schindler; Peabody Terrace (1964), de Sert, Jackson and Gourley; Price Tower (1956), de Frank Lloyd Wright (todos ellos incluidos aquí); Suntop Homes (1939), también de Wright; y las casas patio (1931) de Mies van der Rohe. La mayoría de sus ejemplos son proyectos europeos muy conocidos, muchos de los cuales también se muestran en esta obra. Otros que podrían haberse incluido son la versión de la sección escalonada de Le Corbusier para el Edificio Durand en Argelia (1934); las viviendas-taller de Zomerdijkstraat en Ámsterdam (1934), proyectadas como estudios para artistas, con un espacio de trabajo de doble altura; o el proyecto para Fleet Road de Neave Brown (1967), que reinventa el modelo tradicional londinense de calles principales y callejones traseros para caballerizas.

La más reciente de las tres obras, el Atlas de plantas, aparecida en 1994, también agrupa los proyectos de viviendas según el tipo de edificio. En primer lugar, los divide en dos grupos: edificios residenciales de varios pisos o de poca altura. A continuación, los clasifica según su tipología urbana, por ejemplo 'bloques exentos', 'huecos urbanos' o 'bloques delimitadores de manzana' y, en el caso de las casas de poca altura, 'en hilera', 'pareadas' o 'aisladas'. Una introducción sobre 'la importancia del acceso', de Helmuth Sting, explora las diferentes opciones de acceso para distintos tipos de plantas y cómo podrían agruparse éstas para formar diversas configuraciones constructivas.

El período que abarca el Atlas de viviendas es muy diferente al del libro de Sherwood. En este caso, el proyecto más antiguo es la Unité d’Habitation (1947) de Le Corbusier y sólo hay algunos ejemplos de las décadas de 1950 y 1960, la mayoría de los cuales son casi coincidentes con los que se incluyen aquí. Los ejemplos de torres residenciales incluyen Lake Shore Drive (1951) de Mies van der Rohe, Cluster Block (1958) de Denys Lasdun y Marina City (1964) de Bertrand Goldberg. Los proyectos Habitat 67 de Moshe Safdie, el conjunto de viviendas Halen (1955-1961) de Atelier 5 y The Ryde (1966) de PRP Architects, se incluyen en el apartado de casas en hilera u ordenaciones densas de poca altura. La mayoría de los proyectos se construyeron en el período de 25 años comprendido entre la década de 1970 y mediados de la década de 1990, a los que se sumaron algunos proyectos más recientes en la última reedición. Los autores afirman que han 'procurado la internacionalidad de los ejemplos, pero, eso sí, dentro de unos ciertos límites con respecto a las diferencias culturales y climáticas'. Es decir, se han centrado en países europeos con un clima templado similar. El Atlas de plantas se publicó en Alemania y una gran proporción de los ejemplos pertenece a ese país. Otra parte considerable de la selección corresponde a los Países Bajos y, una vez más, se incluyen muy pocos proyectos estadounidenses.

En cambio, The Modern Flat (1937) ofrece una perspectiva un tanto diferente, porque analiza sólo edificios de viviendas plurifamiliares (un fenómeno relativamente nuevo en Inglaterra en aquella época), en lugar de otros tipos de vivienda colectiva. Tras un ensayo introductorio que explora la historia de este tipo de edificios y analiza los cambios en su tipología, agrupa los ejemplos por países. En el prólogo de la primera edición se afirma que 'los edificios plurifamiliares han generado un tipo de edificio característico de su época, sin precedentes en la arquitectura del pasado'. El radical enfoque del libro define la familia como: 'una persona soltera que vive sola o con amigos, o puede consistir en una pareja, con o sin hijos y/u otros miembros', conceptos que siguen siendo difíciles de asimilar para algunos promotores y arrendadores en la actualidad. Su tono es optimista y defiende un desarrollo urbano de mayor densidad que el de las viviendas suburbanas unifamiliares, a las que acusa de ocupar demasiado terreno y limitar el potencial de las zonas rurales. Para los autores, el 'piso moderno' también constituye un elemento clave en la nueva arquitectura moderna y aprovecha los sistemas de construcción industrializados en lugar de los métodos tradicionales de construcción aplicados en las casas unifamiliares.

Veintiún años más tarde, en Modern Flats (1958), los mismos autores no se proponen reescribir o evaluar de forma crítica su trabajo anterior, sino que ofrecen 'un libro ilustrado sobre algunos de los edificios plurifamiliares más notables que se han construido recientemente'. En su opinión, cualquier comentario crítico es superfluo con relación a las opiniones que se expresaban en los ejemplos seleccionados, que, una vez más, sólo eran proyectos contemporáneos recientes (en este caso, construidos a partir de 1945).

En una reflexión sobre su publicación anterior, Yorke y Gibberd reconocían que había sido ‘necesario argumentar a favor de los edificios plurifamiliares’ porque la situación en aquel momento era muy distinta. Entonces criticaban la mala calidad de las viviendas obreras, aquellos bloques uniformes y feos en un mar de asfalto, junto con la construcción de pisos de lujo, a los que consideraban una forma de que los promotores percibieran rentas más altas. Veintiún años más tarde, observan nuevas tendencias emergentes: se construye con más altura, se crean comunidades en lugar de bloques aislados y se promueven conjuntos residenciales mixtos integrados por edificios plurifamiliares y casas. Sobre todo, observan que la arquitectura es un elemento clave en la búsqueda de una vivienda de calidad y un mejor estilo de vida.

La intención del volu...

No es necesario ningún dispositivo Kindle. Descárgate una de las apps de Kindle gratuitas para comenzar a leer libros Kindle en tu smartphone, tablet u ordenador.

  • Apple
  • Android
  • Windows Phone

Obtén la app gratuita:



Libros en Estudios Superiores
Universidad, Máster, Formación Profesional, descubre nuestra tienda de libros de Estudios Superiores.

Detalles del producto


Opiniones de clientes

No hay opiniones de clientes
Comparte tu opinión con otros clientes